Evidencias arqueológicas demuestran la destrucción de Jerusalem por los babilonios

Actualidad
Tipo y tamaño de letra

Evidencias de la destrucción de Jerusalem a mano de los babilonios fueron encontradas recientemente en la Ciudad de David en excavaciones realizadas por la Reshut Atikot, Autoridad de Antiguedades. En las excavaciones que se centralizan en la ladera oriental de la Ciudad de David se están descubriendo viviendas que datan de hace 2500 años cubiertas de piedras. Entre estas piedras se descubrieron varios objetos: piezas de madera carbonizadas, carozos de uvas, piezas de cerámica, escamas y huesos de pescado y diversos objetos de arte. Estos hallazgos reflejan la riqueza y el carácter de Jerusalem como capital del reino de Juda y demuestran la destrucción a mano de los babilonios.

Evidencias de la destrucción de Jerusalem a mano de los babilonios fueron encontradas recientemente en la Ciudad de David en excavaciones realizadas por la Reshut Atikot, Autoridad de Antiguedades. En las excavaciones que se centralizan en la ladera oriental de la Ciudad de David se están descubriendo viviendas que datan de hace 2500 años cubiertas de piedras. Entre estas piedras se descubrieron varios objetos: piezas de madera carbonizadas, carozos de uvas, piezas de cerámica, escamas y huesos de pescado y diversos objetos de arte. Estos hallazgos reflejan la riqueza y el carácter de Jerusalem como capital del reino de Juda y demuestran la destrucción a mano de los babilonios.
Entre los restos se destacan decenas de jarras que se usaban para el almacenamiento de granos y líquidos, en parte de los cuales figuraba un sello distintivo. Estos sellos son típicos de la época de fines del Primer Templo.
La riqueza del reino queda reflejado también en otros objetos decorativos descubiertos. Un objeto particularmente especial es una estatuilla de marfil representando una mujer desnuda peinada al estilo egipcio, lo que muestra un alto grado artístico.
Los resultados de las excavaciones demuestran que la ciudad de Jerusalem se extendía más allá de sus murallas.
Excavaciones realizadas en el pasado en el barrio judío mostraron como la ciudad creció en el siglo 8 hacia el oeste fuera de las murallas. Las actuales excavaciones muestran que la ciudad se expandió también hacia el este.
Estos descubrimientos concuerdan con los hechos históricos y confirman la destrucción del Primer templo por los Babilonios