Gran Bretaña compra la Cúpula de Hierro para defender la ocupación de Malvinas

Actualidad
Tipo y tamaño de letra

Gran Bretaña compró tecnología de punta usada en las baterías antimisiles Cúpula de Hierro a Israel por un monto de 78 millones de libras esterlinas (365 millones de shekels) para defender la ocupación militar de las islas Malvinas (Faklands), un territorio sudamericano arrebatado a la Argentina.

Gran Bretaña compró tecnología de punta usada en las baterías antimisiles Cúpula de Hierro a Israel por un monto de 78 millones de libras esterlinas (365 millones de shekels) para defender la ocupación militar de las islas Malvinas (Faklands), un territorio sudamericano arrebatado a la Argentina.

La tecnología será usada para el comando y control de un sistema de defensa aéreo británico denominado Land Ceptor y fue desarrollado por mPrest, una empresa subsidiaria de Rafael Advance Defense Systems, que creó la Cúpula de Hierro (Iron Dome).

La adquisición británica es parte de un esfuerzo de la compañía israelí para vender sus sistemas avanzados a los ejércitos aliados de Israel y la OTAN.

La adquisición será integrada al nuevo sistema Sky Sabre desarrollado por Gran Bretaña que reemplazará al sistema de defensa aéreo de misiles tierra-aire Rapier -desarrollado para el ejército del Reino Unido-, y desplegado en las islas para proteger la ocupación británica de la Argentina, que reclama la soberanía del archipiélago.

Hace dos años, el Ministerio de Defensa británico decidió asignar 280 millones de libras esterlinas para la defensa de las islas de tras un intercambio de amenazas con el gobierno de Buenos Aires, y el anuncio de que Argentina acordó comprar aviones de combate a Francia.

Las islas Malvinas constituyen un archipiélago de más de doscientas islas en el Atlántico sur, que comprenden un área total de 12 kilómetros cuadrados y alberga una población de 3.000 colonos.

En 1883, la Marina británica se apoderó de las islas y las convirtió en un protectorado británico. Sin embargo, Argentina reclama el archipiélago debido a la proximidad de sus costas.

En 1982 se desató una guerra entre Gran Bretaña y Argentina por el control de las islas. La guerra finalizó dos meses después con la victoria británica. En 2010, la disputa por el control de las islas se intensificó luego que compañías británicas comenzaran a realizar perforaciones en la zona.

En 2013, un referéndum determinó que los colonos británicos quieren permanecer bajo la soberanía del Reino Unido; pero Argentina rechaza la ocupación británica de las islas y eleva su reclamo de soberanía en todos los encuentros con funcionarios de Gran Bretaña.

“Hicimos una licitación abierta y al final decidimos comprar el sistema de Rafael”, expresó una fuente del Ministerio de Defensa británico citada por el diario Yediot Aharonot. “Esa tecnología nos suministrará el sistema computarizado principal que conectará nuestro moderno radar con los lanzadores del sistema de defensa aérea para fortalecer la protección de las islas Falklands”.