23
Fri, Jun

A 50 años de la Guerra de los Seis Días

Opinión
Tipo y tamaño de letra

50 años han transcurrido desde la Guerra de los Seis Días, en junio de 1967.
Esta guerra cambió de forma radical la realidad israelí. El país se vio libre de las amenazas árabes, Jerusalem fue reunificada, el pueblo judío pudo volver a rezar en el muro de los Lamentos, la economía cobró un nuevo empuje.

50 años han transcurrido desde la Guerra de los Seis Días, en junio de 1967.
Esta guerra cambió de forma radical la realidad israelí. El país se vio libre de las amenazas árabes, Jerusalem fue reunificada, el pueblo judío pudo volver a rezar en el muro de los Lamentos, la economía cobró un nuevo empuje.
En los 50 años trascurridos la economía creció miles de veces, la población prácticamente se triplicó ( de 3 millones a más de 8.6 millones) e Israel se transformó en uno de los países más desarrollados del mundo.
Las causas de la Guerra de los Seis Días fueron los ataques sirios desde el Golán a los poblados israelíes por un lado y las provocaciones egipcias: la expulsión de las fuerzas de la ONU del Sinaí e introducción de fuerzas egipcias y el bloqueo del Estrecho de Tirán impidiendo la libre navegación israelí a Eilat.
Las metas del presidente egipcio Nasser y sus aliados árabes era esperar el momento propicio para realizar lo que no lograron en el año 1948, destruir el Estado de Israel. Jordania decidió tomar parte de esta guerra conjuntamente con Egipto y Siria y sufrió también las consecuencias.
La alternativa era clara: o los árabes vencían y borraban del mapa al Estado de Israel o Israel vencía.
De no ser por la Guerra de los Seis días no se habría logrado la paz con Egipto y con Jordania. Saddat, el presidente egipcio que sucedió a Nasser tuvo como meta recobrar los territorios conquistados por Israel. Lamentablemente hubo otra guerra en el interín, la Guerra de Iom Kipur.
50 años han pasado y logramos llegar a un acuerdo de paz con 2 de los 3 países que lucharon contra Israel en 1967, Egipto y Jordania. Hubo momentos en los que se pensó que también se podría llegar a un acuerdo con Siria pero las negociaciones no llegaron a feliz término. Hoy día, dada la situación en Siria mejor que no se haya llegado a un acuerdo. No podemos saber quien estaría hoy en las alturas de Golán intimidando a los kibutzim y otros poblados de la zona.
Tampoco hemos llegado a un acuerdo con los palestinos. La situación con los palestinos es diferente a la situación con Egipto Jordania e incluso Siria donde el conflicto era territorial.
El conflicto con los palestinos no es solamente territorial sino que hay otros elementos en juego. Primeramente los palestinos no son ni fueron un país y hay varias fuerzas en pugna dentro de sus filas. Los dos grandes movimientos mayoritarios el Fataj y el Hamas no están de acuerdo respecto a la solución del conflicto. El Hamas no está dispuesto a aceptar la existencia del Estado de Israel lo cual hace imposible llegar a un acuerdo con él. El fataj teóricamente está dispuesto a reconocer la existencia del Estado de Israel en las líneas de antes de la Guerra de los Seis Días pero exige el retorno de los refugiados de 1948 y sus descendientes a sus lugares de origen.
Hubo negociaciones en el pasado entre Israel y los palestinos que no llegaron a un acuerdo. Será posible con Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos llegar a un acuerdo de paz? Todos esperamos que así sea.
Mientras tanto disfrutemos de nuestro país, de los festejos por los 50 años de la victoria en la Guerra de los Seis Días, de la reunificación de Jerusalem, de que tengamos la posibilidad de rezar en el muro de los lamentos y de todo lo que nos ofrece este avanzado y desarrollado Estado de Israel.