Al correr de los versículos…

Parasha
Tipo y tamaño de letra

BHN”V

Prevención. Alerta. Cuidado. Tres conceptos que encierran una concepción de vida y un estilo a preservar. "Hishamer lejá u-shmor nafsheja meod" es el pedido –casi ruego- de nuestra Torá. Poner a resguardo nuestra vida, en demasía. 'Cuídate a ti y guarda tu alma, mucho' es el motivo que recorre la existencia de cada ser humano desde su creación.

BHN”V

Prevención. Alerta. Cuidado. Tres conceptos que encierran una concepción de vida y un estilo a preservar. "Hishamer lejá u-shmor nafsheja meod" es el pedido –casi ruego- de nuestra Torá. Poner a resguardo nuestra vida, en demasía. 'Cuídate a ti y guarda tu alma, mucho' es el motivo que recorre la existencia de cada ser humano desde su creación.
No solo son advertencias. Más que eso. Un aviso. Un deseo. Una expectativa. El Creador ha establecido modelos de acción en Su mundo para con sus creados. Nuestro lenguaje los reconoce como 'mitzvot', algo que convencionalmente dimos en llamar preceptos. Pero son algo más que eso. En su profunda manifestación, las mitzvot parecen querer abrazar a cada criatura, rodearles de un amor intenso y guiarlos hacia una meta deseada, posible, constante.
Si logramos reconocerlas de este modo, tal vez podamos vincularnos con ellas de modo diferente. Tal vez podamos comprender un poco más qué se pretende de nosotros en el accionar cotidiano y en vivir de los años.
Nuestro Shabat nos enfrenta a esa posibilidad. "Ve-asíta maaké le-gaguéja, ve-ló tasím damím be-beiteja" nos recomienda la perashá semanal. Si en nuestro hogar tenemos terraza, debemos entonces construir sin falta un cerco o parapeto en torno a ella, de modo que evitemos una desgracia inesperada. Parece ser, a primera vista, un detalle menor. Pero nuestra sabia Torá, nos quiere llevar a pensar en tantos factores de riesgo que pueden estar al 'acecho' y que resulten más tarde un peligro significativo para nuestras vidas.
La importancia radical que posee toda vida, queda expuesta en un pequeño versículo, y es depositado en manos de cada uno de nosotros, para que tomemos cada aspecto en cuenta y no dejemos nada librado al azar. No podemos –no debemos- dejar espacios que se transformen en una trampa para nuestra existencia, empezando por la casa propia.
El principio de "Pikuaj Nefesh" –el salvar una vida por sobre todo- tan caro a la tradición rabínica, por el cual, el poder salvar una vida aún por un instante ordena el profanar la santidad del Shabat aún por un solo individuo, cobra más y más actualidad cuando releemos nuestra Torá en estos tiempos culminantes...
Hablo de Elul y la proximidad del nuevo año. Hablo de las experiencias vividas y el porvenir. E imagino cómo hemos descuidado sin querer, lo esencial. ¿Nos habremos olvidado de poner límites? ¿Creíamos que las cosas se preservarían automáticamente? ¿Fuimos cuidadosos con lo más hermoso y lo más delicado –nuestra vida- en el año que pasó? Preguntas y preguntas que requieren respuestas. O tal vez, tomar medidas. Medidas sanas que aunque parezcan fútiles, no dejan de sorprendernos para bien. Vivir en un marco delineado, no es 'vivir a presión'...Créame que no. Es vivir con impresiones. Dejando huellas por donde camino, porque hay alguien que me sigue. O quien busca anhelante un modelo par armar su propia vida. ¿Será mi hijo? ¿O tal vez mi hermano? ¿O acaso mi familia? "Y no pondrás sangre en tu hogar" reclama la Torá. Evitar es cuidar. Y cuidar es dar amor. Es importarme el otro. No porque es cercano, sino porque es como yo. Una vida tan preciosa como la mía...
Un sabio del jasidismo solía enseñar cuando leía esta mitzvá original, que el "gag", la terraza, hace referencia a la parte más alta del ser humano, su cabeza... ¡Qué bueno sería ponerle un límite a ella! ¡Cuánto ayudaría a la persona a cuidar de sí y a respetar –dignificar- a los demás!! Y de ese modo, preservar la vida. La propia y por sobre todo, la de los demás...
Una mitzvá sin duda original. Y muy apropiada para estos días. Cuando más allá de mirar al Cielo, debo bajar mis ojos y tratar de observar mi derredor. Y ver, y percibir, y sentir cuántos son los que están en riesgo. Riesgo de no poder elevarse. Riesgo de mantenerse atados 'a tierra', en tiempos donde se torna imperioso, tener conciencia del Cielo...
¡¡Shabat Shalom uMeboraj!!
Mordejai Maarabi