BIENVENIDO SHABAT A MI MESA
Es muy divertido preparar bocaditos para copetín, crear nuevos sabores y presentaciones diferentes y luego, ¡esperar el aplauso!
Aquí les propongo un bocadito delicioso.

Con pescado hacemos de todo. De todo, en serio. Y siempre queda delicioso porque variamos y jugamos con los condimentos, las hierbas y lo que tenemos en la heladera.

Sale así esta propuesta que pueden variar a gusto, y disfrutar.

BIENVENIDO SHABAT A MI MESA
De las tortas especiadas nos queda siempre un buen recuerdo: perfuman toda la casa y al paladar lo dejan de fiesta. Son sabores y aromas que se hacen irresistibles.
Por eso los convido hoy con esta

¿Qué tal un primer plato de pollo? Nada mejor que un salpicón bien sazonado para empezar un menú, o en una fuente bien adornada, en la mesa de buffet.
Y para Shabat es especial.

Las berenjenas son primeras actrices en cuanta obra culinaria participen. Tienen un sabor “importante”, intenso, que domina el panorama gustativo, y como si fuera poco, son deliciosas.
Esta sugerencia que les convido hoy, estoy segura que les va a gustar a todos.

BIENVENIDO SHABAT A MI MESA

Cada plato que preparamos puede ser más o menos seductor. Una pulpa vacuna laqueada tiene por sí misma un encanto especial: por su brillo, su presencia y ¡su sabor!

PULPA VACUNA LAQUEADA

Ingredientes
1 kg. de pulpa vacuna
3 cucharadas de aceite
1 cucharadita de granos de pimienta
½ taza de salsa de soja
¼ taza de miel
Pimienta negra molida en el acto y ramitas de romero fresco
Para acompañar: 1 kg. de papas, sal, pimienta y nuez moscada

Esta receta es muy apropiada para Shabat, ya que la podemos calentar cortada en porciones, rápidamente, y queda perfecta.

Es bueno tener a mano recetas de bocados “super fáciles” para servir como complementos de carnes, pollo o pescado. También pueden ser un plato completo, de esos que nos sacan de apuros, como un omelette batido, buñuelos “con lo que hay en la heladera” y …esta propuesta de hoy que gusta a todos.

Bienvenido Shabat a mi mesa
Desde que me enamoré de la masa de levadura, de amasarla, acariciarla y mimarla, de disfrutar intensamente de esa “magia” que se crea en la transformación de los ingredientes y su relacionamiento, hasta que el horno “da a luz” un precioso pan, invito a quien me quiera escuchar (o leer), a que lo practique y después me cuente.

Las crèpes o panqueques, según el idioma que les guste más, son siempre seductores. Con el relleno que sea, dulce o salado, siempre son un bocado delicado al paladar, disfrutable.
Esta receta es “algo” diferente a la que estamos acostumbrados: sabrosa, muy versátil y por supuesto, fácil de elaborar.