PASTEL DE PESCADO DE MIS RECUERDOS

Cocina Judia
Tipo y tamaño de letra

¡Mi abuela Elena era una genia en la cocina! De hecho, muchas de las ideas que vuelco en mis libros, se las debo a su genialidad y a haber compartido tantas elaboraciones a su lado. Mis recuerdos van a la época en que me subía a un banquito cuadrado para alcanzar la mesa donde ella hacía sus artes. El banquito todavía lo tengo en casa, y los recuerdos en el corazón.

¡Mi abuela Elena era una genia en la cocina! De hecho, muchas de las ideas que vuelco en mis libros, se las debo a su genialidad y a haber compartido tantas elaboraciones a su lado. Mis recuerdos van a la época en que me subía a un banquito cuadrado para alcanzar la mesa donde ella hacía sus artes. El banquito todavía lo tengo en casa, y los recuerdos en el corazón.
PASTEL DE PESCADO DE MIS RECUERDOS
Ingredientes para la masa
3 tazas de harina con 5 cucharaditas de polvo de hornear
1 cucharadita de sal
¾ taza de agua hirviendo
¾ taza de aceite
Ingredientes para el relleno
½ kg. de lomos de merluza hervidos en agua con laurel, sal y una cucharada de vinagre
½ taza de perejil picadísimo
½ taza de ají morrón rojo picado
1 ramita de apio rallada
1 taza de cebolla picada y rehogada
2 huevos
1 taza de puré de zanahorias cocidas
2 cucharadas de avena laminada fina
Sal, pimienta blanca, 1 cucharadita de pimentón dulce
Elaboración
Preparamos la masa mezclando en un bol los ingredientes secos y volcamos el aceite y agua hirviendo juntos. Revolvemos bien y formamos un bollo que estiramos fino. Con la mitad de la masa forramos un molde de fondo desmontable, y cocinamos en horno moderado hasta que pierde la cara de cruda.
Mientras tanto, preparamos el relleno: cocinamos el pescado en agua con sal, laurel y vinagre y cuando levanta el hervor, retiramos y volcamos en un colador. Luego revisamos por si tiene espinas y mezclamos con los demás ingredientes.
Distribuímos el relleno sobre la masa precocida y cubrimos con la otra mitad de la masa. Pinchamos con un tenedor y pintamos con yema diluída en poquita agua.
Cocinamos en horno moderado (180º) hasta que se dore bien parejo.
Servimos caliente, tibio o frío. Siempre queda rico.
¡Shabat Shalom para todos con alegría!
Receta elegida del libro “Pasión por el Sabor” de Silvia Ginerman
Facebook.com/ginermansilvia