Rosh Hashana

Cultura Judía
Tipo y tamaño de letra

Comienzan los Iamin Noraim, -las Altas Fiestas del Pueblo Judio-, donde millones de hombres y mujeres en todos los continentes, se preparan para encontrarse frente a El Creador; momento a partir del cual, el mundo será juzgado y se decretará lo que sucederá en el transcurso del año.

El mes de Elul es el último mes del calendario hebreo. Con el primer día, comienzan los cuarenta días en los que Moshe Rabeinu, subió por tercera vez al Monte Sinaí para pedir el Perdón de Di-s por el pecado del becerro de oro y recibir a su vez, las segundas Lujot (Tablas de la Ley). Estos fueron días de misericordia para el pueblo de Israel. Todo el pueblo se reunió para rezar y ayunar hasta que en el dia de Iom Hakipurim (40 dias despues), fueron perdonados por Di-s. Es por ese motivo que estos días se fijaron como dias de arrepentimiento y reflexión.

Año tras año, siglo tras siglo; el Pueblo Judío ha hecho lo mismo, aprovechando este tiempo de verdadera introspección, para comunicarse con su Di-s único, para buscar y tratar de encontrar respuestas a las conductas humanas, a las transgresiones, a los errores y también a los aciertos, para generar una especie de balance que nos coloque humildemente, desnudos frente a nosotros mismos, para pedir perdón por tantos yerros y con la firme esperanza de enmendarlos, de luchar por un año diferente, donde nuestra tarea pueda modificar lo ya ocurrido.

Diferentes ideas, tendencias y hasta expresiones, son las que tenemos todos los seres humanos. Los Sabios nos enseñan para estas fechas que existen 3 Pilares: La Teshuva, La Tefilá y la Tzedaka.

Es decir, la unión de la fibra interior de cada uno para pedir perdón junto a la acción positiva para enmedar las transgresiones. La Oración, que puede resumirse como el acercamiento mas profundo a Di-s . Y el aumento desde aquí hacia el futuro de las Buenas Acciones, acciones básicas del comportamiento humano para ayudar a los necesitados, donde nos separa el camino entre la abundancia y la pobreza, entre el olvido y el encuentro.

Rosh Hashana, conmemora el día en que Di-s creó el mundo; o según el Rabino Eleazar ben Shammua, el día de la Creación del hombre. El sonido del Shofar, nos indica que hemos penetrado en otra dimensión, aquella en que nosotros como individuos, debemos reflexionar y entender que vivimos rodeado de otros seres, que les debemos respeto y comprensión, que cada año que transcurre es un lapso finito de tiempo, que acorta nuestras vidas pero que agranda nuestros conocimientos y nuestros verdaderos sentimientos.

Nos reunimos con nuestras familias, con nuestros amigos y recordamos en nuestras mesas junto a nuestros propios sabores y olores tan típicos, que tenemos el peso de una gran rsponsabilidad, que somos libres, que podemos crecer y ayudar a crecer, no solo a nuestros hijos, sino a los hijos de nuestros hijos, para que todas las futuras generaciones, tengan la posibiliad de habitar en un mundo mejor.

Realicemos cada uno nuestra tarea; pensemos, soñemos, oremos...., todo cabe en nuestro espíritu y en nuestros corazones, que nos fueron otorgados para cumplir una pequeña y noble misión: honrar la vida.

Shana Tova UMetuka para todos los hombres de buena voluntad.

Jose Caro

5777

Comienzan los Iamin Noraim, -las Altas Fiestas del Pueblo Judio-, donde millones de hombres y mujeres en todos los continentes, se preparan para encontrarse frente a El Creador; momento a partir del cual, el mundo será juzgado y se decretará lo que sucederá en el transcurso del año.

El mes de Elul es el último mes del calendario hebreo. Con el primer día, comienzan los cuarenta días en los que Moshe Rabeinu, subió por tercera vez al Monte Sinaí para pedir el Perdón de Di-s por el pecado del becerro de oro y recibir a su vez, las segundas Lujot (Tablas de la Ley). Estos fueron días de misericordia para el pueblo de Israel. Todo el pueblo se reunió para rezar y ayunar hasta que en el dia de Iom Hakipurim (40 dias despues), fueron perdonados por Di-s. Es por ese motivo que estos días se fijaron como dias de arrepentimiento y reflexión.

Año tras año, siglo tras siglo; el Pueblo Judío ha hecho lo mismo, aprovechando este tiempo de verdadera introspección, para comunicarse con su Di-s único, para buscar y tratar de encontrar respuestas a las conductas humanas, a las transgresiones, a los errores y también a los aciertos, para generar una especie de balance que nos coloque humildemente, desnudos frente a nosotros mismos, para pedir perdón por tantos yerros y con la firme esperanza de enmendarlos, de luchar por un año diferente, donde nuestra tarea pueda modificar lo ya ocurrido.

Diferentes ideas, tendencias y hasta expresiones, son las que tenemos todos los seres humanos. Los Sabios nos enseñan para estas fechas que existen 3 Pilares: La Teshuva, La Tefilá y la Tzedaka.

Es decir, la unión de la fibra interior de cada uno para pedir perdón junto a la acción positiva para enmedar las transgresiones. La Oración, que puede resumirse como el acercamiento mas profundo a Di-s . Y el aumento desde aquí hacia el futuro de las Buenas Acciones, acciones básicas del comportamiento humano para ayudar a los necesitados, donde nos separa el camino entre la abundancia y la pobreza, entre el olvido y el encuentro.

Rosh Hashana, conmemora el día en que Di-s creó el mundo; o según el Rabino Eleazar ben Shammua, el día de la Creación del hombre. El sonido del Shofar, nos indica que hemos penetrado en otra dimensión, aquella en que nosotros como individuos, debemos reflexionar y entender que vivimos rodeado de otros seres, que les debemos respeto y comprensión, que cada año que transcurre es un lapso finito de tiempo, que acorta nuestras vidas pero que agranda nuestros conocimientos y nuestros verdaderos sentimientos.

Nos reunimos con nuestras familias, con nuestros amigos y recordamos en nuestras mesas junto a nuestros propios sabores y olores tan típicos, que tenemos el peso de una gran rsponsabilidad, que somos libres, que podemos crecer y ayudar a crecer, no solo a nuestros hijos, sino a los hijos de nuestros hijos, para que todas las futuras generaciones, tengan la posibiliad de habitar en un mundo mejor.

Realicemos cada uno nuestra tarea; pensemos, soñemos, oremos...., todo cabe en nuestro espíritu y en nuestros corazones, que nos fueron otorgados para cumplir una pequeña y noble misión: honrar la vida.

Shana Tova UMetuka para todos los hombres de buena voluntad.

Jose Caro

5777