Gabriel Meyer Halevy

La columna de Julio Milberg
Tipo y tamaño de letra

Gabriel Meyer Halevy, argentino, nacido en la provincia de Córdoba, es músico, cantante, compositor y poeta y reside actualmente en Israel.

Sus estudios primarios y secundarios los realizo en Buenos Aires y luego se trasladó a Los Ángeles para regresar en 1988 a Buenos Aires. Tiempo después viajo por el mundo por espacio de 5 años, residiendo en diversos países como Grecia, Francia (París), pasando por África, India y finalmente EEUU donde publicó 2 libros de poesía en español.

Gabriel Meyer Halevy, argentino, nacido en la provincia de Córdoba, es músico, cantante, compositor y poeta y reside actualmente en Israel.

Sus estudios primarios y secundarios los realizo en Buenos Aires y luego se trasladó a Los Ángeles para regresar en 1988 a Buenos Aires. Tiempo después viajo por el mundo por espacio de 5 años, residiendo en diversos países como Grecia, Francia (París), pasando por África, India y finalmente EEUU donde publicó 2 libros de poesía en español.



Regreso nuevamente a Israel atreves del Sinai y a su llegada junto a un grupo, creó un teatro alternativo, teatro ritual, recibiendo una beca en el festival de Acco, ciudad en la que se afinco por espacio de 2 años.  Luego continuó con otras actividades a través de la renovación de la cuestión judía con arte y color, mezclando un poco lo que no había en Israel, un judaísmo abierto y pluralista, abierto a otras religiones, una especie de renovación judía con genta laica y religiosa. Gente de otras tradiciones espirituales como Indios Norteamericanos, Imanes, Palestinos, Místicos del Islam que son Sufís e invitados especiales Sufís Palestinos y de Turquía y maestros de Israel que estaban haciendo un trabajo de conciencia nuevo, mezclándolo con los Jaguim (festividades) en el periodo de 1997 hasta el 2001. En esta iniciativa pudo reunir más de 1200 asistentes.



Es momento de recordar que su padre el Rabino Marshall Meyer (ZL) defensor de los derechos humanos, creo una transformación cultural en el judaísmo latinoamericano, lo que le sirvió de fuente inspiradora.

Tras esta etapa, grabo su primer disco llamado Merkavah, con textos de la Tora y música étnica y con esta discografía realizo giras internacionales y por Israel.

Cuando comenzó la segunda intifada, cofundó el proyecto de paz al que llamo Sulja por la Paz junto a un socio árabe , grupo al que dirigió durante 9 años hasta el 2008 en que produjo su segundo disco llamado Hateva (la naturaleza), La Piel de Dios, mezclando español con hebreo e inglés con textos bíblicos y propios.

En el 2009 ya se dedicó de lleno a la música y en el 2013 produjo el disco Proyecto Humano donde grabo canciones como, Solo le pido a Dios, y Dale Alegría a mi Corazón, temas sudamericanos que contribuyeron a lo que necesita Medio Oriente e Israel, alegría y paz y que hizo en colaboración con una cantante Iraní y otra Palestina.

En el mismo CD grabo una canción de su autoría llamada Humano cuya letra dice “soy de oriente y también de occidente, del norte y del sur, soy piel roja y también amarilla, soy blanco, soy negro”, y habla que el templo será un templo para sanar a todos, de todos los pueblos como vos y yo, mensaje profético que mamo y pudo manifestarlo en este plano de la tierra.

Además se contactó con un cantante y percusionista Paquistaní y crearon juntos una canción con música de  Paquistán sufí y letra en hebreo, tema creado entre países sin relaciones diplomáticas, que resulto una maravilla.

Durante esa época se conectó con una cantante de Buenos Aires a la que le comento que había grabado en hebreo Solo le pido a Dios y quería saber de Leon Gieco, autor y compositor argentino de esta famosa canción cuya letra se tradujo a varios idiomas.
Hecho el contacto Gieco le comento lo maravilloso de su interpretación, por lo que le sugirió y luego lo produjo, un video que se filmó en la Galilea, lo editaron Leon Gieco y los hermanos Dawidson en Buenos Aires, cantado en castellano, hebreo, inglés y persa.

Posteriormente se reunieron en Argentina, donde Leon Gieco lo agasajo, se hicieron amigos, con la propuesta de compartir escenarios en cualquier ciudad que en que se encuentren.

En Jerusalén se va a presentar el festival de música sagrada y sabiendo de la película Mundo Alas, creación de Gieco, están viendo la posibilidad de invitarlo a Israel.

Proyectos para el 2015, febrero y marzo a EEUU y en abril a Sudáfrica.  Por el momento tiene en proyecto un trabajo con árabes, hermanos palestinos radicados en
Belén, labor que se está gestando.

Dice Gabriel “, es parte de mi vida no solo la música, siento gozar el deleite de la naturaleza, yo trabajo por la paz, por los derechos humanos, vengo de la música, de los poemas, del teatro, de los profetas, de la mística, la danza, todo lo que he mamado en cada país que estuve.”

Tiene una meta positiva, que es estar presente, porque genera lo que le pasa, es responsable de sus actos y sentimientos, de sus ideas, sus sensaciones, de su espíritu, porque el arte es una de las formas de gobierno más bellas, porque la vida es arte.
Una frase para cerrar la nota

“SORPRENDAMOS A LA REALIDAD HASTA QUE SE TRANSFORME”
Julio Milberg

Gabriel Meyer Halevy, argentino, nacido en la provincia de Córdoba, es músico, cantante, compositor y poeta y reside actualmente en Israel.

Sus estudios primarios y secundarios los realizo en Buenos Aires y luego se trasladó a Los Ángeles para regresar en 1988 a Buenos Aires. Tiempo después viajo por el mundo por espacio de 5 años, residiendo en diversos países como Grecia, Francia (París), pasando por África, India y finalmente EEUU donde publicó 2 libros de poesía en español.

Regreso nuevamente a Israel atreves del Sinai y a su llegada junto a un grupo, creó un teatro alternativo, teatro ritual, recibiendo una beca en el festival de Acco, ciudad en la que se afinco por espacio de 2 años.  Luego continuó con otras actividades a través de la renovación de la cuestión judía con arte y color, mezclando un poco lo que no había en Israel, un judaísmo abierto y pluralista, abierto a otras religiones, una especie de renovación judía con genta laica y religiosa. Gente de otras tradiciones espirituales como Indios Norteamericanos, Imanes, Palestinos, Místicos del Islam que son Sufís e invitados especiales Sufís Palestinos y de Turquía y maestros de Israel que estaban haciendo un trabajo de conciencia nuevo, mezclándolo con los Jaguim (festividades) en el periodo de 1997 hasta el 2001. En esta iniciativa pudo reunir más de 1200 asistentes.

Es momento de recordar que su padre el Rabino Marshall Meyer (ZL) defensor de los derechos humanos, creo una transformación cultural en el judaísmo latinoamericano, lo que le sirvió de fuente inspiradora.

Tras esta etapa, grabo su primer disco llamado Merkavah, con textos de la Tora y música étnica y con esta discografía realizo giras internacionales y por Israel.

Cuando comenzó la segunda intifada, cofundó el proyecto de paz al que llamo Sulja por la Paz junto a un socio árabe , grupo al que dirigió durante 9 años hasta el 2008 en que produjo su segundo disco llamado Hateva (la naturaleza), La Piel de Dios, mezclando español con hebreo e inglés con textos bíblicos y propios.

En el 2009 ya se dedicó de lleno a la música y en el 2013 produjo el disco Proyecto Humano donde grabo canciones como, Solo le pido a Dios, y Dale Alegría a mi Corazón, temas sudamericanos que contribuyeron a lo que necesita Medio Oriente e Israel, alegría y paz y que hizo en colaboración con una cantante Iraní y otra Palestina.

En el mismo CD grabo una canción de su autoría llamada Humano cuya letra dice “soy de oriente y también de occidente, del norte y del sur, soy piel roja y también amarilla, soy blanco, soy negro”, y habla que el templo será un templo para sanar a todos, de todos los pueblos como vos y yo, mensaje profético que mamo y pudo manifestarlo en este plano de la tierra.

Además se contactó con un cantante y percusionista Paquistaní y crearon juntos una canción con música de Paquistán sufí y letra en hebreo, tema creado entre países sin relaciones diplomáticas, que resulto una maravilla.

Durante esa época se conectó con una cantante de Buenos Aires a la que le comento que había grabado en hebreo Solo le pido a Dios y quería saber de Leon Gieco, autor y compositor argentino de esta famosa canción cuya letra se tradujo a varios idiomas.

Hecho el contacto Gieco le comento lo maravilloso de su interpretación, por lo que le sugirió y luego lo produjo, un video que se filmó en la Galilea, lo editaron Leon Gieco y los hermanos Dawidson en Buenos Aires, cantado en castellano, hebreo, inglés y persa.

Posteriormente se reunieron en Argentina, donde Leon Gieco lo agasajo, se hicieron amigos, con la propuesta de compartir escenarios en cualquier ciudad que en que se encuentren.

En Jerusalén se va a presentar el festival de música sagrada y sabiendo de la película Mundo Alas, creación de Gieco, están viendo la posibilidad de invitarlo a Israel.

Proyectos para el 2015, febrero y marzo a EEUU y en abril a Sudáfrica.  Por el momento tiene en proyecto un trabajo con árabes, hermanos palestinos radicados en

Belén, labor que se está gestando.

Dice Gabriel “, es parte de mi vida no solo la música, siento gozar el deleite de la naturaleza, yo trabajo por la paz, por los derechos humanos, vengo de la música, de los poemas, del teatro, de los profetas, de la mística, la danza, todo lo que he mamado en cada país que estuve.”

Tiene una meta positiva, que es estar presente, porque genera lo que le pasa, es responsable de sus actos y sentimientos, de sus ideas, sus sensaciones, de su espíritu, porque el arte es una de las formas de gobierno más bellas, porque la vida es arte.

Una frase para cerrar la nota

“SORPRENDAMOS A LA REALIDAD HASTA QUE SE TRANSFORME”

Julio Milberg