La primera nave espacial israelí para la Luna se lanzará en diciembre

Actualidad
Tipo y tamaño de letra

La primer nave espacial israelí a la Luna está prevista para antes de finales de este año. Así lo ha anunciado la Asociación de espacio de Israel.( Space IL). que es responsable de su construcción. De acuerdo con el plan, la nave espacial aterrizará en la Luna el 13 de febrero de 2019, aproximadamente dos meses después del lanzamiento. Será la nave espacial más pequeña que aterrice en la luna. Dos metros de diámetro y un metro y medio de alto..

La primer nave espacial israelí a la Luna está prevista para antes de finales de este año. Así lo ha anunciado la Asociación de espacio de Israel.( Space IL). que es responsable de su construcción. De acuerdo con el plan, la nave espacial aterrizará en la Luna el 13 de febrero de 2019, aproximadamente dos meses después del lanzamiento. Será la nave espacial más pequeña que aterrice en la luna. Dos metros de diámetro y un metro y medio de alto..


El proyecto fue creado como parte de la competencia Google Lunar XPRIZE para lanzar una nave espacial no tripulada a la Luna. Aunque la competencia terminó hace unos meses sin un ganador, Space IL continuó construyendo la nave espacial, que comenzó en 2013 en las industrias aéreas israelíes. La nave espacial será lanzada al espacio en un cohete Falcon 9 SpaceX, propiedad de Ilon Musk. El lanzador liberará a la nave espacial a una altitud de 60 mil kilómetros, donde entrará en una órbita elíptica alrededor de la Tierra que seguirá creciendo con cada vuelta alrededor de nuestro planeta hasta que llegue al campo gravitatorio de la luna y quede atrapada en ella.
Los fundadores del proyecto esperan convertir a Israel en el cuarto país del mundo después de Estados Unidos, Rusia y China en lanzar naves a la Luna.. El presidente de Space IL dijo en una conferencia de prensa que el objetivo de lanzar una nave espacial israelí a la Luna era estimular el interés del público israelí, especialmente a los jóvenes, en las materias de ciencia, tecnología e ingeniería.
Además de los objetivos educativos e históricos, la nave espacial israelí también tiene una misión científica: descifrar el misterio del magnetismo de las rocas de la luna. El estudio, llevado a cabo en cooperación con el Instituto de Ciencias Weizmann, utilizará un magnómetro colocado en la nave espacial para tratar de comprender cómo las rocas de la Luna han adquirido su magnetismo. Según el científico en jefe del proyecto del Departamento de Ciencias de la Tierra y Planetas del Instituto Weizmann, a diferencia de la Tierra, la Luna no tiene campo magnético propio. Sin embargo, los estudios han encontrado que algunas rocas en la Luna tienen magnetismo y el objetivo de este estudio es determinar cómo las rocas recibieron esta característica, ya sea en un proceso interno temprano en la vida de la luna o en el origen de las rocas en una fuente externa como un ataque de asteroides.
El campo magnético de la Tierra está formado por el movimiento circular de su núcleo de metal líquido. Además del campo magnético del planeta, uno puede encontrar rocas con magnetismo propio, como las rocas de basalto en los Altos del Golán. El profesor explica que su magnetismo se determinó de acuerdo con los campos magnéticos que existían cuando el material se enfrió y cruzó la temperatura conocida como Punto Kiri, el grado de calor por encima del cual los materiales pierden su magnetismo.
Pero la Luna es mucho más pequeña y mucho más fría que la Tierra, y su núcleo, de acuerdo a lo que los científicos saben, está congelado.. Por lo tanto, la Luna no tiene su propio campo magnético. El propósito de este estudio es entender la historia de la Luna a través del magnetismo de sus rocas y entre otras cosas averiguar si la Luna tenía un campo magnético en el pasado. La nave espacial volará sobre las diferentes regiones de la Luna y medirá las propiedades magnéticas de las rocas con el fin de entender si hay correlación entre la edad y la naturaleza de las rocas magnéticas que pueda enseñar sobre el origen de esta propiedad física.