En el mes de octubre la Asamblea General de las Naciones Unidas eligió nuevos miembros para el Consejo de derechos Humanos situado en Ginebra.
Entre estos países se encuentran Libia, Mauritania, Sudán y Venezuela que no exactamente respetan los derechos humanos en sus países. El hecho de que parte de estos países hayan sido acusados de graves violaciones de los derechos de opositores políticos, esclavizar a civiles o violar los derechos de las mujeres no impidió que estos países fueran elegidos por una enorme mayoría.

En un encuentro muy especial , el pasado 28 de Agosto en el Seminario Efal, nos encontramos quienes fuimos parte del Movimiento Juvenil:
Comité Coordinado de Centros A partidarios [el Comité], realizando un encuentro conjunto con el Movimiento Hejalutz Lamerjav.

El 6 de octubre de 1973 comenzó la Guerra de Iom Kipur, guerra que tomó por sorpresa a Israel.
En 1970 luego de la muerte del Presidente egipcio Nasser, toma el poder de este país Anwar Sadat. Sadat se encontró con un país que había perdido la península de Sinaí en la Guerra de los Seis Días y con grandes problemas internos y decidió hacer cambios. Uno de los cambios fundamentales consistió en terminar con su dependencia a la Unión Soviética y abrir sus puertas a Estados Unidos. Sus intenciones eran recuperar el Sinaí y lograr la estabilidad económica del país. Pero luego de la victoria israelí en el 67 no era fácil lograr que Israel devolviera los terrenos conquistados. Esto trajo como consecuencia la guerra de Iom Kipur en 1973, guerra declarada por Egipto conjuntamente con Siria. Jordania no participó. Pese a que el conflicto tomó a Israel de sorpresa, la guerra resultó ser una nueva derrota para Egipto y Siria. Al cese del fuego, el 25 de octubre, Israel había cruzado el Canal de Suez y se encontraba a 80 km. de El Cairo mientras la Tercera Armada Egipcia estaba sitiada en el Sinaí. En el frente sirio el ejército israelí se encontraba a solo 40 km. de Damasco.
Aunque Egipto había vuelto a sufrir la derrota militar de manos de Israel los éxitos egipcios iniciales aumentaron grandemente el prestigio de Sadat en Egipto y el Medio Oriente y le dieron la oportunidad de buscar paz. En 1974, se iniciaron conversaciones entre Egipto e Israel con la mediación del Secretario de Estado americano Henry Kissinger y se firmaron acuerdos que garantizaron la devolución de parte del Sinaí a Egipto.

El 17 de setiembre los israelíes iremos a las urnas por segunda vez en el año para elegir una nueva Knesset (parlamento israelí) y en esa forma usar el derecho que tenemos de expresar nuestra opinión en un país democrático. En Israel rige el sistema parlamentario y este surge de la voluntad popular a través de elecciones directas donde se vota a diferentes partidos políticos. Este proceso democrático de elección de gobierno tiene lugar en Israel desde su creación hace ya 71 años. Pese a ser un país que tiene problemas con parte de sus vecinos desde su creación, este proceso no se interrumpe.

La Dirección Nacional de Estadística dio a conocer en vísperas de Rosh Hashaná las cifras con las cuales empezamos el año hebreo 5780.
Israel cuenta en este momento con 9.1 millón de habitantes, 6.7 millones (74%) judíos, 1.9 millón (21%) árabes y 0.5 millón (0.5%) de otros grupos.
La tasa de crecimiento anual de la población es del 2.1 %.

Desde principios de 2019 el Shekel israelí se ha convertido en una de las monedas más fuertes del mundo.
En los últimos años el shekel se ha fortalecido respecto al dólar, el euro, la libra esterlina y el resto de las monedas europeas. En las últimas semanas este proceso se vio incrementado aún más. El dólar se cotiza al día de escribir estas líneas a menos de 3.50 y el euro a menos de 3.90 sh.

Los resultados de las elecciones no dejaron un panorama claro. Ningún partido político cuenta, en el momento de escribir estas líneas, con una mayoría en la Knesset que le permita formar gobierno. La Knessset (parlamanto israelí) cuenta con 120 miembros y para que haya gobierno es necesario que el candidato a formarlo cuente con la mayoría absoluta de los votos en Knesset, es decir 61votos.

Nuevamente somos testigos de difamación anti israelí por parte de uno de los organismos de las Naciones Unidas.
El Consejo Económico y Social de la ONU (ECOSOC por sus siglas en inglés) tomó dos resoluciones anti israelíes el pasado 23 de julio..
En una de las resoluciones se condena a Israel por ser el único país en el mundo que viola los derechos de las mujeres. Culpan a Israel de ser el mayor obstáculo para el avance y la integración de la mujer palestina a la sociedad.

La Olei Raanana organizó una conferencia sobre impuestos en español.
Alrededor de 50 personas se acercaron a Raanana para escuchar la charla brindada por Sergio Dekel sobre los Cambios en el sistema impositivo en Israel que afectarían a ciudadanos que viven en Israel.

Al escribir estas líneas aún no se han realizado las elecciones en Israel.
Pero el ambiente electoral se respira día a día. Sea cual sea el resultado algo podemos dar por seguro: vivimos en una democracia.
La Unidad de Inteligencia Económica de The Economist (EIU en inglés) publica todos los años una tabla llamada Indice de Democracia donde se catalogan 167 países del mundo de acuerdo a su grado de democracia.

Página 1 de 12