Sport y política

Opinión
Tipo y tamaño de letra

Foto: pixabay - Estamos viviendo uno de los momentos más importantes dentro del deporte a nivel internacional, el Mundial 2018.

Foto: pixabay - Estamos viviendo uno de los momentos más importantes dentro del deporte a nivel internacional, el Mundial 2018.
Lamentablemente Israel no pudo clasificarse para este evento. Pero esto no deja de lado el clima anti israelí que existe no solamente en fútbol sino también en otras ramas deportivas por parte de varios países.
Podría empezar por el encuentro amistoso entre las selecciones argentina e israelí que fue anulado poco antes de comenzar el Mundial. De esto ya mucho se ha hablado y escrito.
Pero voy más allá. Como parte de un boicot prácticamente sistemático, a deportistas y atletas israelíes no se les ha permitido participar en algunas competiciones. En otras deportistas árabes se han negado a competir contra atletas israelíes. En algunas ocasiones, son los gobiernos de los países que obligan a sus atletas a no competir contra israelíes.
Algunos ejemplos de los últimos tiempos
En 2009 a Shajar Peer, una de las mas grandes tenistas de Israel le fue negada la visa para participar en un torneo en Dubay.
Luego de grandes presiones internacionales se permitió participar del evento a Andy Ram, otro gran tenista israelí.
Las autoridades de Malmo, Suecia intentaron cancelar un encuentro entre Israel y Suecia por la Copa Davis.
Partidarios del movimiento BDS (Boycott Divestment Sanctions) movimiento dedicado a boicotear a Israel, trataron de que los equipos israelíes sean excluídos de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y de Río 2016.
Lo mismo intentaron hacer con el fútbol, expulsar a Israel de FIFA, la Federación Internacional de Fútbol.
Israel pertenece hoy día al grupo europeo (UEFA) ya que la Federación Asiática expulsó a Israel de sus filas a instancias de varios países árabes.
A pesar de los problemas, en Israel el número de atletas árabes que forman parte de equipos deportivos nacionales aumenta paulatinamente y varios de ellos tomaron parte en encuentros internacionales representando a Israel.
En los juegos olímpicos de 2016 en Río el atleta de judo egipcio se negó a estrechar la mano a su contrincante israelí.
En octubre de 2017, un israelí ganó la medalla de oro en un campeonato internacional de judo realizado en los Emiratos Árabes, los organizadores se negaron a elevar la bandera israelí y tocar el himno de Israel.
Antes de comenzar el Mundial actual Marruecos e Irán rompieron relaciones diplomáticas. Marruecos acusó a Irán de ayudar militarmente al grupo Polisario del ex Sahara Español quien lucha contra Marruecos, acusándolo de ocupar sus territorios. Y con todo, pese a este conflicto, Marruecos e Irán se enfrentaron en el Mundial.
El próximo Mundial se llevará a cabo en el año 2022 en Catar.
Esperemos que Israel logre clasificarse. Mas la pregunta que siempre queda en el aire es: aceptarán ciertos países árabes o Irán enfrentarse dentro del marco deportivo con Israel?