El violinista Itzhak Perlman honrado de recibir el "Nobel Judío" en Jerusalén

Miscelaneas
Tipo y tamaño de letra

El violinista israelí Itzhak Perlman, Premio Génesis 2016, considerado el "Nobel Judío", destinará el millón de dólares (884.000 euros) del galardón a proyectos para desarrollar el talento musical y remover barreras que afrontan los discapacitados.

El violinista israelí Itzhak Perlman, Premio Génesis 2016, considerado el "Nobel Judío", destinará el millón de dólares (884.000 euros) del galardón a proyectos para desarrollar el talento musical y remover barreras que afrontan los discapacitados.

Perlman recibe el premio hoy en una ceremonia que tiene lugar en Jerusalén, en reconocimiento a su "excepcional contribución" como músico y maestro y su "dedicación" a los valores judíos.

"Es un gran honor para mí recibir este premio. He recibido muchos en mi vida, pero el Génesis es particularmente significativo", comentó el intérprete de la banda sonora de la "Lista de Schindler".

Destacó que el galardón "está conectado a los valores judíos, el mismo espíritu del pueblo judío que forma parte de mi esencia e inspira todo lo que hago tanto personal como profesionalmente".

Pero sobre todo, lo consideró "único" al otorgar la oportunidad de hacer algo con la cuantía: "Aquí te dan el premio y lo devuelves en el sitio. Eso es lo que lo hace tan judío. Así que cuando lo llaman el 'Nobel Judío' es totalmente cierto, aquí está y allí va".

Financiado por el Grupo Filantrópico Génesis, con la colaboración de la Oficina del Primer Ministro y la Agencia Judía, este joven reconocimiento cumple su tercera edición, después de que recayera por primera vez en 2014 en el ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg, y en 2015 en el actor Michael Douglas.

Nacido en Tel Aviv hace 70 años y educado en Estados Unidos, Perlman toca un Stradivarius de 1714 que perteneció a Yehudi Menuhin y está en silla de ruedas debido a las secuelas que le produjo la poliomielitis que contrajo a los cuatro años de edad.

Esa circunstancia le ha llevado a tener una notable actividad en favor de la causa de las personas con discapacidad.

"Gran parte de mi vida he tenido que superar barreras y soy muy consciente de las barreras que deben afrontar a diario las personas con discapacidad", manifestó el virtuoso al explicar las razones por las que destinará buena parte del premio a proyectos para eliminar los obstáculos tanto en Israel como EEUU, donde vive.

Se mostró partidario, en particular,
de facilitar el acceso a los discapacitados a instituciones culturales: "Son uno de los aspectos de la sociedad que más nos enriquecen, el acudir a conciertos, visitar museos, asistir a reuniones comunitarias".

El músico, que recientemente ha realizado una nueva versión para el quinto musical sobre el "Violinista sobre el Tejado" que se presenta en Broadway, y recibió la Medalla Presidencial de la Libertad del presidente Barack Obama, cree que existe una "increíble conexión" entre la música y el pueblo judío.

Admirador confeso del violinista Jascha Heifetz, incide en que abundan los grandes violinistas clásicos de este origen, una tradición que no debería perderse en la actualidad.

Por ello, aboga por recuperar y fomentar la educación y el talento musical en Israel, otra de las áreas a donde destinará parte del premio, para "recuperar el círculo de jóvenes israelíes y devolverles a la gran cultura de la música", empresa que ya desarrolla con su mujer Tobi para propiciar una nueva elite clásica de jóvenes a nivel global.

En su larga trayectoria ha cosechado numerosos premios y reconocimientos, como 16 premios Grammy, la máxima condecoración al mérito civil que concede Estados Unidos y la distinción de Honor del Centro Kennedy, entre otros.

Su brillante técnica y musicalidad llevaron a su mentor, el violinista Isaac Stern, a decir que su talento era "casi ilimitado", un talento que parece empequeñecer ante su gran sentido del humor y muestras de humildad.

En la actualidad Perlman realiza numerosas giras y grabaciones y actúa con frecuencia en conciertos junto al violinista estadounidense israelí Pinchas Zuckerman.

Hoy reconoció que tocar con la Filarmónica israelí, con la que recientemente actuó en un concierto con motivo del 80 aniversario de su gran amigo, el director Zubin Mehta, es como hacerlo con la "mishpuje" (familia, en yidish).

Perlman recibirá el premio de la mano de la actriz británica Helen Mirren, que consideró al premiado este año "un hombre maravilloso, tan lleno de amor, vida y buen amigo, todo un personaje, una elección fantástica".

Dejando a un lado las consideraciones políticas, Mirren se mostró contraria al boicot cultural y se presentó como "una creyente en Israel, creo que es un país extraordinario, lleno de gente muy extraordinaria". EFE